Subastas Pisos

| septiembre 8, 2011

 

La crisis inmobiliaria y el paro en niveles récord, ha impulsado a que los embargos sean moneda corriente y por lo tanto las  subastas de pisos se han convertido es un canal de comercialización en auge.  Si bien esta forma de comprar una vivienda se viene utilizando desde hace ya varios años,  estos tiempos de morosidad e impagos elevadísimos, han llevado a que las entidades busquen ubicar los pisos que tienen en cartera a través de subastas.

Si bien la forma en que un inmueble llega a subasta pública puede ser variada, tales como impagos de hipotecas, desavenencias entre los propietarios o deudas fiscales, en el último tiempo la modalidad de subasta se ha vuelto bastante popular, incluso a través de novedosos canales como internet y organizada por alguna entidad bancaria.

En general, una subasta es la puja al alza a partir de un precio de base, alza que en función de la oferta y demanda, determinará un precio de venta de la propiedad.

Existen distintos tipos de subastas, tipología que dependerá de las características del producto y de las preferencias del cliente. De esta manera encontramos tres clases de subastas:

  • Subastas de tipo presencial: en acto público, suelen realizarse cuando existe concentración geográfica en una zona determinada que permite convocar a todos los potenciales compradores en una sala para que pujen al alza por el producto que se saca a la venta.
  • Subastas por internet: en pleno auge, y se trata de exponer en la página web del promotor todo el producto a la venta y habilitar un periodo de un mes para que, previo pago de una fianza, se puje por los inmuebles.
  • Subastas en plica o sobre cerrado: mediante un modelo de oferta-puja preestablecido se invita a los interesados a presentar sus plicas en sobre cerrado, conjuntamente con una fianza, en la notaría que se designe por la entidad organizadora de la subasta.

Las entidades financieras, en este momento que estamos viviendo, están utilizando bastante la modalidad de  subastas inmobiliarias, para dar una rápida salida a  los inmuebles que sus clientes no han podido pagar, y que han pasado a formar parte de la cartera de la entidad.

Por supuesto, que las entidades abordan la venta por  el canal tradicional, generalmente a través  de la venta directa a la que se puede acceder en los portales inmobiliarios de cada entidad.  Sin embargo, cuando esta modalidad no resulta eficaz, se suele acudir a la subasta como un método de desinversión masivo de inmuebles, con descuentos importantes sobre el valor de mercado.

¿Es el momento de acudir a una de estas subastas? Los expertos dicen que, el ajuste de precios aún no ha finalizado.  No obstante el mercado nos demuestra que en muchas zonas de nuestro país, los precios comienzan a mostrar ligeros repuntes, y lo que se ofrece con descuento, son aquellos pisos difíciles de vender.  Pero ello, es un buen momento para mirar y sopesar alternativas. Quizá encuentre una oportunidad indelegable. Para ello, les dejamos un Listado de Portales Inmobiliarios.

 

Pasos a seguir

 

Al buscar una vivienda, lo primero que debemos hacer es enterarnos de las propiedades que se ofrecen en el mercado, haciendonos una idea de las características, precios promedio, etc.  A partir de ello, definiremos nuestras preferencias y comenzaremos a filtrar la búsqueda, organizándonos y enfocándonos en aquellos que queremos comprar.

Una vez encontrado, el/los inmueble/s de nuestro interés es imprescindible visitar la vivienda, para observar plenamente sus características, estado, ubicación, vecinos, etc.

Si el piso nos interesa es conveniente Comprobar el Catastro o registro de la propiedad, con el objeto de analizar las cargas, tales como hipotecas o servidumbres que afecten a la finca, al tiempo que verificamos el propietario inscripto.

Ahora nos toca el paso más conocido por todos, conseguir y negociar la hipoteca con el banco.  Mucho hablamos de este tema y por tanto no vamos a explayarnos al respecto.

En toda fianza pública es necesario consignar en metálico una fianza, la que será devuelta a los partícipes que no ganen la puja y que retiene al ganador como señal del pago del resto. Esta fianza deberá ser consignada en forma  previa al día de la puja.

Finalmente podremos participar de la puja y en función de nuestros límites y posibilidades financieras quedarnos con el piso que fuimos a comprar.

Es importante destacar que el adquirente abonará los impuestos que genere la compra, así como las cuotas retrasadas de la comunidad de propietarios, etc.

Además del remate, el adquirente ha de abonar el IBI del año natural más el anterior cuando no haya sido abonado por el anterior dueño y no pueda ser finalmente cobrado a éste.

 

A continuación compartimos con ustedes la situación de otros paises y su postura ante las subastas de pisos.

 


También pueden resultar de su interés los siguientes artículos:

Hipotecas 100%

Pisos Bancos: mejores hipotecas

Prestamos Hipotecarios

Suelo Hipotecario

Tags: , ,

Categoría: Conceptos


Logo FinancialRed